Definiciones

Colgajo, Injerto

1. Colgajo, Injerto

Henry Alexander Cocunubo-Blanco, Pedro Sánchez-Sambucety. Servicio de Dermatología, Complejo Asistencial Universitario de León

En algunos casos, cuando una área de piel ha sido quitada, es necesario utilizar un colgajo cutáneo o un injerto de piel para repararla. Estos generalmente se realizan con anestesia local, la cual consiste en aplicar directamente en la piel un anestésico mediante una serie de inyecciones. En algunas ocasiones, se precisa anestesia general ya sea por la complejidad de operación o el paciente.

2. COLGAJO CUTÁNEO

El colgajo cutáneo es una forma de reparar una herida en la piel (por ejemplo, la herida resultante al retirar una lesión cutánea), que por sus características (tamaño y/o localización) no es posible cerrarla directamente uniendo sus bordes.

El colgajo cutáneo por lo general se diseña con piel próxima a la herida, para que de esta manera se mantenga el riego sanguíneo, pueda ser posicionado sobre la herida y sea posible cerrar la herida secundaria de donde se ha tomado. (Figura 1 A-B). Las ventajas de este tipo de reparación es que la piel conserva su apariencia al ser de la misma zona y preservar el aporte sanguíneo, logrando un resultado más estético en relación al injerto cutáneo. Sin embargo, cabe añadir que lo más importante el resultado funcional, es decir, preservar la función de órganos como los ojos, la nariz etc.

Clases de colgajos cutáneos:

  • Colgajo cutáneo local: La piel utilizada está muy próxima a la herida y por lo general requiere una sola intervención.
  • Colgajo cutáneo regional: La piel utilizada no está próxima a la herida pero proviene de la misma área del cuerpo. Por ejemplo: una herida en la punta de la nariz, puede ser reparada con un colgajo cutáneo tomado de la frente. Este tipo de colgajo puede requerir más de una intervención.
  • Colgajo cutáneo libre: La piel utilizada es tomada de una región distante a la herida, siendo necesario reparar los vasos sanguíneos con microcirugía para conservar su riego sanguíneo.

3. INJERTO CUTÁNEO

El injerto cutáneo es una pieza delgada de piel, tomada de otra parte del cuerpo, denominado sitio donante, la cual se coloca directamente sobre la herida (Figura 2-A). Usualmente se elige el sitio donante de una zona del cuerpo, donde las cicatrices queden menos visibles y la herida resultante se pueda reparar, como por ejemplo la región baja del cuello, detrás de la oreja, antebrazos, muslos, entre otros sitios. Sin embargo algunas veces, en injertos grandes, la piel se toma del sitio donante mediante un corte superficial con la ayuda de un dermAtomo (aparato especial para tomar láminas muy delgadas de piel), permitiendo que la zona de donde se obtuvo el  injerto, vuelva a crecer en pocas semanas.

La herida sobre la que se coloca el injerto queda cubierta con una esponja, gasa o apósito (Figura 2-B), que mantiene una presión constante sobre el injerto para que se fije a la herida; esta debe mantenerse durante el tiempo indicado por el médico o hasta la retirada de los puntos, por lo que es importante no tocarla y evita r golpearla.

3.1. ¿Qué cuidados y recomendaciones se deben tener después de la cirugía?

En el colgajo cutáneo, la limpieza de la herida se hace, según las indicaciones del médico, pero por lo general ésta se realiza una vez al día hasta cuando se retiren los puntos, limpiando la herida con agua y jabón, quitando las costras, secando bien con gasas, seguidamente se sugiere aplicar un desinfectante tópico (povidona iodada o clorhexidina), en muy poca cantidad, con la ayuda de un bastoncillo sobre los puntos y finalmente se puede dejar al aire en sitios como la cabeza y el cuello, siempre y cuando no se vaya a salir.

El injerto cutáneo al ir cubierto con la esponja, como se menciono anteriormente, no se debe manipular para que éste se fije adecuadamente. Es normal que puedan rezumar o salir pequeñas gotas de sangre de la herida, sin embargo si se hubiera un sangrado continuo, debe aplicarse presión constante con gasas o un paño limpio durante aproximadamente 15 minutos, y en caso de persistir el sangrado a pesar de ésta maniobra, se recomienda acudir inmediatamente a un centro asistencial.

Se recomienda evitar esfuerzos o actividades físicas, deportivas, así como el tumbarse sobre la herida, hasta cuando este completamente curada.

En caso de dolor se sugiere tomar paracetamol y evitar tomar aspirina porque puede aumentar el riesgo de sangrado, a menos que este prescrita por otra condición.

4. ¿Cuales son los riesgos o complicaciones asociados al colgajo y el injerto cutáneo?

Complicaciones después de la cirugía son infrecuentes pero ocasionalmente pueden surgir. Las complicaciones específicas, se deben comunicar directamente al médico. Se mencionan algunas a continuación:

4.1. Infección:

Cualquier herida de una operación tiene un riesgo de infección, se puede manifestar con enrojecimiento, dolor, calor localizado con o sin secreción de la herida, acompañado o no de fiebre. La infección puede producir dehiscencia de la sutura, es decir, abertura de los puntos y de la herida, retrasando la cicatrización. El médico debe valorar cada caso individualmente, ya que puede requerir prescripción de antibióticos, retiro prematuro de algunos puntos y/o limpieza más continua de la herida.

4.2. Necrosis:

Se refiere cuando se muere una parte o toda la piel del colgajo o el injerto, por lo general por falta de riego sanguíneo. Dependiendo de la severidad del daño una segunda operación puede ser requerida.

4.3. Hematoma:

Es una acumulación de sangre por debajo del colgajo o el injerto, que puede comprometer el riego sanguíneo y ocasionar necrosis.

4.4. Cicatrices hipertróficas / queloides:

Toda cirugía deja cicatrices. Normalmente al inicio todas las cicatrices son rojas, con picor y sensibles al tocarlas, y pueden tardar hasta un año encicatrizar por completo y convertirse en cicatrices blancas finas. En un pequeño número de pacientes las cicatrices pueden permanecer rojas, abultadas y picar, esto se conoce como la cicatrización hipertrófica.

4.5. Abultamiento del colgajo:

Después de cubrir una herida con el colgajo, algunas veces éste puede quedar voluminoso y con un contorno irregular, sin embargo la cicatriz puede contraerse un poco, necesitando tiempo para asentarse. Si fuera  indispensable una cirugía correctora, debe ser discutido con el médico varios meses después de la cirugía inicial.

4.6. ¿Cuándo se retiran los puntos de sutura?

El médico debe indicar cuándo retirar los puntos, porque depende de los diferentes materiales de sutura utilizados, algunos requieren ser quitados y otros no, además el tiempo varia según el tipo de colgajo o injerto y su localización.

La apariencia estética del colgajo y el injerto seguirá mejorando hasta por 18 meses. El masaje con una crema hidratante o vaselina en el colgajo / injerto dos veces al día durante 2-3 meses después del retirar los puntos puede ayudar al proceso de cicatrización.

5. Véase también

  • Cicatriz, cicatrización, cicatriz hipertrófica, queloide
  • Clorhexidina

Similares

Wikidermas Relacionadas